• Culture
  • The Americans

    No se si os habías fijado, queridas Antonias, que de un tiempo a esta parte (básicamente desde el 11-S hasta nuestros días), todas las series, telefilmes, películas porno y tiras dominicales de comic de Garfield que trataban sobre espías, tenían un componente en común: todas parecían la cabalgata de Orihuela de Moros y Cristianos.

  • Culture
  • Dynamo el mago

    Siempre que se acerca la navidad y va a nacer el Niño-Dios pienso lo mismo, puede que en el año 0 de nuestra era el oro, el incienso y la mirra fueran unos regalazos de la leche, pero a día de hoy, el único lugar en el que me imagino juntos esos tres objetos es en la guantera del BMW de cuarta mano de un narcotraficante de medio pelo.

  • Culture
  • Carrie, Don y otros DVDs del monton

    madmen22d

    El fetiche es el objeto venerado. Que no venerable, o no necesariamente. De hecho, muchos fetiches lo son más cuanto menos deberían serlo. Bucead en vuestras fantasías sexuales más sucias y sabréis de qué hablo. Pero como si no lo supiéseis ya, claro. Objetos hechos para ser venerados y personas convertidas en objetos para ser venerados.

  • Culture
  • La Cúpula

    Llevar tanto tiempo escribiendo una critica mensual sobre series de televisión en Antonia Magazine conlleva una serie de ventajas e inconvenientes que, a buen seguro, no todo el mundo estaría dispuesto a asumir tan alegremente como yo, pero no nos engañemos… ¡soy un valiente!, y por eso continúo a viento y marea con mi encomiable labor ilustrativa.

  • Culture
  • Arrow

    ¿No os ha ocurrido nunca que, por circunstancias de la vida, una Playmate con unas tetas (y permítaseme la expresión) como dos botellas de Larios, aprovechando que su anciano marido está de viaje de negocios, os ha invitado a su lujosa habitación del Waldorf Astoria a cenar y,

  • Culture
  • The Following

    thefollowing-frontpageSERIES

    Edgar Alan Poe, el gran escritor buque insignia de la novela gótica universal, era un sopleras; un tío vinagre que empleaba gran parte de su tiempo en ir de tugurio en tugurio poniéndose hasta las tetas de absenta