Anda que no te quiero

SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

El público de Madrid no se cansa de las historias cruzadas y los sketches. Esta fue la frase que escuché nada más salir del Teatro Alfil del estreno de Anda que no te Quiero. Me parece una de las grandes y aplastantes verdades que podemos expresar cuando hablamos de los gustos del público hoy en día. Y, para variar, el Teatro Alfil, siempre atentos a todo, nos presentan esta pieza de Miguel Angel Flores, adaptada por Sandra Marchena y Jorge Gonzalo.

ANDA-QUE-NO-TE-QUIERO-01

Con una puesta en escena sencilla y original, la obra nos muestra a un director harto de su ex-novia-actriz-insegura; una ama de casa con un marido “maltratado” que quiere dejarla; otra ama de casa cornuda que quiere matar a su marido; un mecánico casado con una mujer, con otro mecánico como amante; un suicida que hace el intento cada martes, ante su pareja impasible; y un par de locos, que quizá sean los más cuerdos en esta disparatada historia, configuran el entramado de personajes e historias, cada cuál más sorprendente.

Lo más original sea quizás el recurso al audiovisual y del que no pienso hablar, pues le quitaría la gracia y es mejor que vayáis al Alfil sabiendo lo justo. Aplaudo con ganas una dirección versátil y trabajosa con un montaje lleno de cambios y más cambios, puestos en marcha con una escenografía funcional y con un gran aprovechamiento de los espacios. Cabe destacar el gran ímpetu que ponen estos pequeños grandes actores, que le ponen ganas a tope y sacan partido a un texto divertido aunque quizás demasiado obvio.

ANDA QUE NO TE QUIERO 02

En definitiva nos encontramos ante un trabajo correcto, ideal para pasar una tarde divertida, e incluso repetir. Con tanta historia cruzada, más de uno o más de una se verá identificado con las diferentes historias y sus respectivos personajes. Y es que las relaciones humanas son verdaderos laberintos, llenos de pasillos que huelen a pasión, responsabilidad y disfrute. No debemos olvidar la otra cara de la moneda, pues el patetismo también se hará presente en todas y cada una de las escenas. Y hasta aquí puedo leer…

Zäpp Amezcua