Chan-Wook en Hollywood

SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

¿Por qué cuando un director es tan bueno que llama la atención fuera de su país muy pronto se ve tentado a ser engullido en la máquina de picar carne hollywoodense?

Evidentemente por dinero, y por la proyección internacional que eso supone. Está claro y es lógico. Lo que no es lógico es que muchas veces esas películas americanas de directores extranjeros terminen siendo sombras desdibujadas de lo que habían hecho antes. El último ejemplo que tuve la oportunidad de encontrarme fue el de Chan-Wook Park, el grandioso director coreano.

Conocí a Chan-Wook Park por Old Boy, una genialidad que me dejó sin palabras. Para todos los que la han visto, creo que estarán de acuerdo en que es una de esas películas que marcan un antes y un después. No solamente por la historia, bestial y épica, sino por sus imágenes, líricas y brutales. Old Boy es una obra de arte única, divertida, trágica, bellísima. A la vez es la película de venganza definitiva, al menos yo nunca he visto ninguna que la supere.

old boy

Old Boy, segunda película de su trilogía de la venganza, es precedida por Sympathy for Mr. Vengeance, y seguida por Sympathy for Lady Vengeance. Tres películas que comparten un mismo concepto y un mismo nivel, aunque me sigue gustando más Old Boy.

La otra película coreana que he visto de este director es Thirst, una historia de vampiros que rompe con todo lo previsible. Por empezar el protagonista vampiro es un cura, lo cual no tiene nada de raro, ya que la iglesia siempre tuvo sed de inmortalidad y muchos dirían que chupándole la sangre a los demás. Pero el grupo de personajes que rodean este protagonista es de un colorido y un friquismo pocas veces visto, y la historia nunca deja de sorprender.

thirst

Debido a todo esto vi Stoker, la primera película americana de Chan-Wook Park con mucho interés y entusiasmo. Al comienzo, todo bien. Imágenes de gran belleza, sugerente, clima perturbador. A medida que avanza la película, cuando ya has visto que el director rueda muy bien, que Mia Wasikowska es cada vez mejor actriz, y que a Nicole Kidman le ha sentado muy mal el botox, ya sólo te queda lamentarte porque un director más haya sido deglutido por Hollywood.

stoker

Tampoco es que la película sea malísima, se puede ver. Pero no aporta mucho que digamos, no está a la altura de lo que prometía, y se va diluyendo a medida que transcurren los minutos. Eso es lo peor de todo, no hay nada más decepcionante que ver como la historia deja de interesar lentamente hasta que casi estás deseando que termine. Sobre todo es triste cuando la película, como esta, no llega ni a las dos horas de duración.

Todo se reduce a una cuestión de expectativas, supongo. Si esta hubiera sido una película de otro director, quizás me hubiera decepcionado menos. Pero es muy difícil acercarte a cualquier obra totalmente despojado de ideas previas. Por otro lado, tampoco está mal esperar ver algo bueno y desear ser sorprendido o conmovido.

Realmente es una pena. La película pintaba muy bien, y estoy segura que su director cobró mucho dinero por hacerla. Eso me hace pensar que utilizará ese dinero para volver a su idioma original y a sus historias realmente originales, divertidas, bellas y enfermizas. Ojalá así sea.

Por otro lado, también existe una producción de Hollywood de Old Boy. Aunque el hecho de que el director sea Spike Lee me da muchas esperanzas, también me da mucho miedo que puede llegar a salir después de que pasen la película original por la máquina de picar carne americana. ¿Qué quedará de la secuencia del calamar? ¿Cómo resolverán el final? ¿Habrá hormiga gigante? Pero sobre todo: ¿Tiene sentido volver a rodar una película excelente solo para que los angloparlantes no tengan que leer subtítulos?

Preguntas sin respuesta aún. Tendremos que esperar y ver.

Inés González