Pequeñas cosas hacen un gran día

editorial

Pequeñas cosas que hacen un gran día: darte media vuelta al sonar el despertador y abrazarte a quien quieres. Rodearte de gente que te responde. Reírte con los amigos. Ver a tu hijo hacerse mayor. Que los problemas de salud en tu familia vayan pasando. Conseguir que tu casero te rebaje el alquiler. Que te acrediten sin tener que vender ni tu dignidad ni la de tu publicación. Interceder con éxito a favor de un amigo. Tener una idea y realizarla. Compartir las buenas noticias…

Un pequeño detalle puede joderte o alegrarte el día. Si son dos o más, destruirte o llevarte al éxtasis momentáneo.

Vivimos unos días tan cabrones, que cualquier detalle en nuestro oscuro horizonte nos llena de entusiasmo.

En ANTONIA, hemos aprendido a vivir de pequeños detalles, de reconocimientos que para otros no tendrían ninguna importancia, de la alegría de conocer a gente que quiere colaborar con nosotros, de planes que salen bien.

Uno de nuestros lemas, “la Legión no retrocede, da media vuelta y sigue avanzando”, es la base de nuestra constancia. Y es que no nos podemos permitir no continuar haciendo aquello en lo que creemos.

Tenemos encima un cambio social y cultural de tres pares de pelotas. De repente, hemos retrocedido 40 o 50 años, y en vez de gobernarnos aquellos a quienes democráticamente escogimos, lo hacen señores con sotana en la sombra. O peor aún, capillitas con afán de sotana en la sombra.

Segregación por sexos en las aulas, negación del derecho al aborto por malformaciones, recorte de las ayudas a la dependencia, mantenimiento de derechos injustos y e insolidarios en una minoría elitista y clasista. Estamos otra vez en los tiempos del franquismo, señores.

Cada día nos despertamos con una nueva putada sobre nuestra vida y la de nuestros hijos. Y aquí seguimos, resistiendo, pensando que en cualquier momento van a revocar la libertad de prensa, a ver si así nos callamos de una puta vez, rojos de mierda…

Ahora a proteger tu vida, tu trabajo, tu educación, tu salud y el futuro de tu familia se le llama ser rojo de mierda. Lo dicho, estamos de nuevo en 1962, una época en la que esa minoría clasista consideraba la cultura como una fuente de problemas y de subversión. Que somos una panda de subversivos y protestones… Lo dicho, unos rojos de mierda.

antoniamagcover026“¿Qué pasaría sí…?”, se preguntó una noche de imsomnio nuestra protagonista de portada, Lucía Muñoz Molina, alias Filósofa Frivola. Se imaginó que, por un momento, el movimiento 15M devenía en una auténtica revolución, y que llegado el año 2013 habrían llegado muchos cambios en nuestra sociedad. No os podéis perder su novela, precisamente titulada ‘2013’, ni la guasa con la que presenta un idílico futuro, en el que lo primero que se hace es reeducar a los individuos que suponen una “amenaza” al bienestar común, por ejemplo, egobloggers, fashion victims y editoras de moda de revista.

Aprovechando que este es el mes de los septembers issues (Anna Wintour ¿916 páginas? ¿en serio?), que tenemos la “Merchi” (Mercedes Benz Fashion Week), El Ego, el OFF Cibeles, la VFNO y toda esta parafernalia, os recomendamos encarecidamente que os leáis el libro de Lucía, antes o después de cualquier evento, y así desengraséis un pelín.

Nosotras, como somos de la misma opinión que ella, y ya nos lo hemos leído, acudiremos a los saraos tomándonoslo todo con la debida distancia, no vaya a ser que se nos pegue algo de la tontería general.

Seremos rojas, subversivas y peleonas, pero es que, una vez más, no nos podemos permitir el lujo de no hacer aquello en lo que creemos.

Vuestra rendida admiradora,
Mabi Barbas, la Jefa

Preparaos, antonias, porque esto es solo el principio. No paramos. No nos rendimos. No nos callamos…