Y el Globo de Oro es para…

SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Los estilistas de cine y televisión, que hacen que nos enamoremos perdidamente de un actor de esos del montón porque crean un personaje que nos vuelve locas. El actor que se hace famoso por un papel concreto y la serie lo transforma de un hombre normalito a un mozo de muy buen ver. Y que una vez que acaba su papel y vuelve a su vida normal de actor y de otros papeles regresa a ese simploncillo y tipo del montón que antes era. La criatura tiene derecho a no querer encasillarse, eso no se lo podemos negar. Pero ver a Hugh Laurie anoche en la gala de los Globos de Oro me hizo darme cuenta de lo importantes que son los estilistas de cine y los profesionales de la caracterización. Ay.

Captura de pantalla 2017-01-09 a las 10.01.50

Hugh Laurie es Hugh Laurie y el doctor House es… el doctor House. Seamos realistas. No cuestiono su calidad interpretativa en absoluto. Me parece un gran actor; pero hijo, guapo guapo, lo que se dice guapo no es que sea ¿O ya no nos acordamos de que era más bien tirando a feo en su mocedad, cuando actuó en la maravillosa Los Amigos de Peter? Pues si, el Hugh de ahora se parece mucho a aquél. Poco queda ya en su aspecto del médico más canalla y macizorro de la historia.

Todos estáis de pronto pensando en otros casos similares, confesad. Muchos hay. Aquí tuvimos a Santi Millán. ¿Os acordáis? Quítale la melena y el flequillo, la barba de interesante y ¿qué te queda? Un tío normal normal. Un actor normalete. Todavía recuerdo cuando todas soñábamos con cruzarnos con el novio de Vero y hasta hicimos que nuestro novio se dejase melenita para secretamente parecerse a él. Y él no debió ser ajeno a la influencia estilística de su papel en 7 Vidas con el paso de las series en su vida: a mi por lo menos no me pasó desapercibido el hecho de que volviese a veces a su estilillo de ‘qué bueno estoy y lo sabes’.

La magia un día de pronto, se acaba, querido Hugh, qué gran verdad. Pero tranquilo, que nadie te quitará tu Globo de Oro ni negaremos, te lo prometo, que por encima de Gregory House, eres un pedazo de actor.

A ti House te dio más de un quebradero de cabeza, lo sé. Y lo detestaste tanto como sir Arthur Conan Doyle detestó a Sherlock Holmes. Aunque disfrutaré de tu calidad actoral cada vez que te vea en Los Amigos de Peter, reconozco que a mi siempre me quedarás con zapatillas, vaqueros y bastón haciendo de Gregory House en HBO o Netflix. Más suspiros.

 

B.

 

 

Crédito de la imagen:  The Independent

Deja un comentario