#ZapatoyZapato

minervissima

Tener fetiches, compartir fetiches. Por esto y otras cosas, la autora de El Blog de Patricia y una servidora, fuimos bautizadas con este hashtag por nuestra querida Irene. Ella es un referente en cuanto a zapatos ( sí, Patri, lo eres ) y una amiga. Así que tengamos una conversación de este fetiche que compartimos, porque la confesión ya estaba hecha.

zapato-y-zapato-ilustracion

[Ilustración de Sara Stones]

minervissima@minervísima: Eres la culpable de que cada día tenga algún flechazo que alimente nuestro gran fetiche.

patrijorge@patrijorge: llorar-de-risallorar-de-risallorar-de-risa. Lo exhalo por los cuatro costados. Mucho me tienen que gustar para seguir escribiendo sobre ellos, ocho años en un blog…

minervissima@minervísima: ¿Cuántos pares?  Yo no se…

patrijorge@patrijorge: ¿Pares? Pregunta indiscreta donde las haya, si quieres te digo mi edad antes.

minervissima@minervísima: llorar-de-risallorar-de-risa ¡Eres divina! Eso no se dice, porque nunca son suficientes.

patrijorge@patrijorge: Justo.

minervissima@minervísima: De vez en cuando los saco todos y me los pruebo por casa, ¿y tú?

patrijorge@patrijorge: Tengo el problema de tener poco espacio en casa y los atesoro en cajas con nombre por fuera de los mismos y claro que me pasa como a tí, los bajo para usarlos en un momento y recordar que los tengo.

minervissima@minervísima: Es una sensación reconfortante…

patrijorge@patrijorge: Totalmente, es mi tesoro.

minervissima@minervísima: ¿Qué me dices de esos pares que bajas, te pruebas, sonríes y no te sientes culpable por habértelos puesto solo una vez o ninguna?

patrijorge@patrijorge: Tengo más de 10 pares de zapatos sin estrenar…

minervissima@minervísima: Patri, reina… ¿Cómo le explicamos a la gente que mantenemos zapatos en cajas que no hemos ni llegado a usar? A mi es que me hacen feliz y bueno, ya me los pondré.

patrijorge@patrijorge: Sencillo, los atesoro pues sé que llegará un momento en que los usaré. Aunque confieso que tengo unos blancos que me regaló mi madre que nunca usaré, bien sabes que no me gustan los zapatos blancos, pero tienen un valor sentimental. Si entras en casa, te sumerges en zapatos nada más entrar.

minervissima@minervísima: Yo tengo unas bailarinas con tacón de 20 cm, negras, muy fetish que las pillé para ponerlas en una estantería. ¿Tú me entiendes, verdad?

patrijorge@patrijorge: llorar-de-risallorar-de-risallorar-de-risallorar-de-risa. Tengo una estantería a modo de museo.

minervissima@minervísima: Es muy fuerte lo nuestro.

patrijorge@patrijorge: llorar-de-risa. Suelen ser zapatos con vida que se han convertido en apoya libros.

minervissima@minervísima: ¿Cuándo y por qué empezaría esta filia nuestra?

patrijorge@patrijorge: No sé bien el motivo, si recuerdo esto: Unas merceditas rojas, ahí comenzó todo. Me quedé embobada mirándolas y luego resultó que nunca las tuve.

minervissima@minervísima: Unos zapatos rojos alegran un mal día…

patrijorge@patrijorge: SIEMPRE.

minervissima@minervísima: Yo me animo hasta con verlos. Me gustan tanto que no es solo el calzarlos y coleccionar. Es visualizarlo como objeto, un zapato bien hecho me parece algo bello, digno de contemplar.

patrijorge@patrijorge: Minerva, me paso horas, y cuando digo horas, no una, ni dos, ni tres mirando zapatos, pero no por el ansia de tener más… No, es lo que tú dices, como algo bello, como algo que refleja mucho de nosotras mismas.

minervissima@minervísima: ¿Qué haríamos por un par de zapatos? O mejor… ¿Qué haría un par de zapatos por nosotras?

patrijorge@patrijorge: Si son “los zapatos”, me darían fuerza, garbo, garra.
Y sí, como la famosa frase: “Dadle a una mujer el calzado adecuado y conquistará el mundo”.

minervissima@minervísima: A mi no hay nada que me haga sentir más sexy y poderosa.

patrijorge@patrijorge: Pues eso, si es “el zapato”, así me hace sentir.
Reina, que elijo lo que me pongo en base a unos zapatos.

minervissima@minervísima: ¿Hay otra manera de elegir un atuendo? ( risas ). Aquí nos vestimos por los pies…
Siendo como somos, creo que tampoco podemos evitar utilizarlos como medio de conquista. Es algo que al que mira también le gusta, pero creo que nuestra actitud al calzarlos es lo que llega. Lo que se proyecta.

patrijorge@patrijorge: … saber que llevas unos zapatos bonitos y que te van a mirar los pies.

minervissima@minervísima: Patri, somos fetichistas.

patrijorge@patrijorge: Pero no en el sentido sexual de la palabra… que también.

minervissima@minervísima: Sí, además no todo el fetichismo radica en el BDSM.

patrijorge@patrijorge: Nuestro objeto de culto son los zapatos, pero en la calle se asocia con el bondage y demás.

minervissima@minervísima: “Fetichismo es la devoción hacia los objetos materiales, a los que se ha denominado fetiches”.

patrijorge@patrijorge: Exacto.
¿No te has quedado boba mirando un escaparate? Pues eso.
¿No has dicho “tienen que ser míos”?

minervissima@minervísima: ¡Quiero esos zapatos! Siiiiii… y cuando los quiero mucho, digo: ¡Los necesito!

patrijorge@patrijorge: ¿Qué locura has hecho por tener unos?

minervissima@minervísima: Gastarme un sueldo base.

patrijorge@patrijorge: Pues sí… Creo que yo también.

minervissima@minervísima: Recuerdo unos botines negros de ante de esos abiertos en la punta, altísimos que no eran tan caros pero me recorrí lo que no está escrito, llamé a infinidad de tiendas, navegué por internet hasta la saciedad. Fueron la prueba de mi obcecación. Los conseguí, me los he puesto tres veces, son matadores pero sonrío cuando los veo. Son míos.

patrijorge@patrijorge: Yo tengo unos zapatos maravillosos de bonitos pero que siempre que los uso… Juro  “más nunca”.
Creo que eso nos pasa a todas, y ese momento en el que quieres arrancártelos y no ves la hora de llegar a casa, ¿ qué me dices ?

minervissima@minervísima: Bueno al final si que lo vamos a relacionar con el BDSM… Nos gusta sufrir. llorar-de-risallorar-de-risallorar-de-risa.

patrijorge@patrijorge: llorar-de-risallorar-de-risallorar-de-risallorar-de-risallorar-de-risa.

patrijorge@patrijorge: ¿Una locura de zapato? Unos zapatos rojos con lunares blancos, taconazo, con puntera recortada, pero son tan coquetos.

minervissima@minervísima: Traca trá…gitana.

patrijorge@patrijorge: Y otra locura fue comprarme unas chúpame la punta de chico tan solo porque me gustaban.

minervissima@minervísima: Yo en mi adolescencia llevé unos oxford de chico. ¡Ay! Dónde estarán…

patrijorge@patrijorge: ¿Ay… No los has encontrado? Pues los oxford son maravillosos y además te pegan un montón.

minervissima@minervísima: Sigo buscando el oxford perfecto…

patrijorge@patrijorge: Existe, te aseguro que existe, solo es cuestión de encontrar el tuyo.

minervissima@minervísima: El oxford fetiche…

patrijorge@patrijorge: ¡Ay! El fetiche de los zapatos.

minervissima@minervísima: Nuestro fetiche.

El Blog de Patricia