Comer en… Doña Antonia

SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

logodonaantonia

Doña Antonia, un lugar donde estar, merendar, cenar, relajarse, compartir momentos, iniciar historias y tomarse un mojito.

Doña Antonia era un espacio vacío de la calle Huertas que su dueña, Ana, ha convertido en un acogedor rincón en el centro de Madrid, en el que estar a gusto, una atmósfera cálida que invita a quedarse.

Es un lugar donde encontrar muebles restaurados por ella misma, acero, madera, guirnaldas verdes de Vitra, cucharas que hacen de percheros y un tocado de panes de Candela Cort. Pura mezcla de elementos que confieren una armonía muy especial al local.

foto3Libros, juegos, pequeños detalles y una bicicleta aparcada siempre en la puerta, Doña Antonia es un lugar muy personal en el que se ha puesto, ante todo, cariño y buen gusto, donde la combinación de materiales industriales con elementos más rústicos da como resultado un cálido ambiente en el que pasar más de un rato.

A la hora de la cena cuentas con unos buenos platos de picoteo para compartir y como platos principales entre otros la opción ligera es la huerta de Doña Antonia con unas ensaladas riquísimas, no se puede dejar de mencionar para los carnivoros la selección de hamburguesas ya famosas en la zona.

En las tardes de Doña Antonia destacan las meriendas, se puede disfrutar de su fantástica tarta de chocolate “el mejor bolo del chocolate del mundo” traída de Lisboa o la Tarta Marié (de queso, riquísima) acompañada de uno de los 9 tés de la carta, entre ellos, té negro de trufa y chocolate, té aromatizado blanco de Tokio, té de manzana con canela picante o preguntar por los que no están en la carta.

Si no se quiere merendar, estar de cañas o tapear a base de un picoteo original es otra alternativa. Destacan las Patatas Doña, crujiente de setas, los Mejillones Parisien  o los bocaditos de pollo con salsa de mostaza verde.

foto-2Quien quiera tomar una copa afterwork también es más que bienvenido. Otra posibilidad es cenar hasta la madrugada (la cocina cierra a las 12 entre semana y a la 1 los fines de semana). La Pasta negra y ricota con un toque de chile o el Carpaccio de ternera con ensalada de rúcula y parmesano son alguna de sus propuestas para este verano.

Después de cenar, cuando baja la intensidad de la luz del local, podemos tomar una copa o un mojito (especialidad) siempre con música que va animando el local según avanza la madrugada.

Doña Antonia, camaleónica, por la noche se convierte en un lugar de primera hora, en el que sus visitantes, desde gente del barrio de las letras, extranjeros de paso por la ciudad o amigos de la dueña, conversan, se divierten e incluso, bailan.

En Doña Antonia, se celebran eventos, bajo consulta y disponibilidad. Las ideas y los menús se personalizan según el tipo de cliente y celebración.

Doña Antonia es un lugar diferente en el que el cariño por la buena mesa, el gusto por el detalle y la variada oferta hacen que sea un sitio para pasar muchos momentos.Su personal, familiar y atento, logra que los clientes se sientan como en casa.

 

PRECIO MEDIO:
Meriendas 7 €
Cenas 25 €
Picoteo 15 €
Copas 7 €

 

 

 

 

VALORACIÓN

starfullstarfullstarfullstarfullstarhalf
(1 a 5, siendo 5 la valoración máxima)

 

Dña Antonia

C/ Huertas 4
Telf: 91 156 82 08

Email: anaeraso@hotmail.com

www.donaantonia.es

Parking: plaza de Santa Ana

BÚSCALO EN
facebooklink