I’m in love with Sra. Pinkman

pinkman3

Sra. Pinkman son muchas cosas y ninguna. Muchas porque nace de un cúmulo de circunstancias personales y de diferentes situaciones.

Porque hay muchas y variadas ilusiones en este proyecto y porque se unen tres personalidades diferentes para tratar de ir dando forma una aventura como ésta. Y cuando decimos que no es ninguna cosa es porque están en proceso de enseñar todo lo que quieren mostrar. Están dando los primeros pasos para lograr alimentar sus inquietudes y poder hacer real esa idea que es SRA. PINKMAN.

pinkman3

Tres mentes inquietas que se encuentran, los hermanos Hidalgo Ruiz, Jorge y María Elena y Lola Gómez Suarez, en un momento en que reinventarse es una opción ante una realidad complicada. Son de los que han pensado que tiempos de crisis son tiempos de cambios, tiempos de creer y crecer en un proyecto que engloba el gusto por lo vintage y retro y la decoración e interiorismo. Unen el gusto por una estética, cada uno con su personalidad y la idea de dar nueva vida a muebles y aparatos de otros tiempos que con pequeños cuidados unos y con cambios de imagen otros se convierten en piezas únicas.

pinkman1
Disfrutan de la búsqueda de joyas y objetos perdidos. Todo el proceso que realizan en su taller les proporciona la recompensa necesaria para hacer realidad su sueño. Saben que no es fácil, que deben aprender cada día, experimentar cada día para conseguir productos o hijos como los llaman ellos.

Sus muebles son como partos naturales, sin epidural. Largos, dolorosos a veces pero muy, muy gratificantes. Sus creaciones acaban siendo expresiones de sus estados de ánimo, del mes en que estén trabajando, de las últimas películas que acaban de ver, de recuerdos, de olores…. Del mueble que entra en el Taller Pinkman a lo que termina saliendo dista un mundo, donde lo único que se mantiene es el mueble, es el mismo mueble disfrazado de Pinkman. Es una forma de trabajar y entender la producción que no tiene nada que ver con la producción en serie o “Made in China”.

pinkman2

Cada mueble lleva horas de trabajo, confrontación de ideas, luchas de ego, inhalaciones de decapante y dolores de espalda, pero la idea es que cada objeto acabe siendo Pinkman.

Sus recursos son mínimos y la mayor fuerza se basa en sus ganas. No tienen espacio físicode momento y aprovechan para darse a conocer en showrooms y exposiciones, mostrando algunos de sus muebles en tiendas con las que colaboran y donde puedan aportar un toque de color y personalidad.

srapinkman4

Al inicio, la idea era: tratar de recuperar muebles que en ocasiones rozan los 100 años, que pueden aguantar otros 100 años más porque son de excelente calidad y volver a ponerlos en el mercado con nueva personalidad. De forma natural el proyecto ha tomado otros caminos y ha llevado al equipo Pinkman a recuperar muebles y otros aparatos a los que se les tiene especial cariño para que los restauren y revitalicen, también están empezando a trabajar sobre ideas, a buscar muebles sobre pedido y darles el aire que quiere el cliente, es decir a trabajar a demanda. La idea original se está expandiendo y se están sintiendo muy cómodos con este desarrollo del camino a seguir. Hacer sus propios productos, dar vida a cosas bajo pedido, incluso trabajar con interioristas o decoradores bajo demanda o proyecto.