Dos años sin Antonia, dos años llenos de música

Pictures19
SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Si uno piensa en dos años se da cuenta que todo ese tiempo se puede dividir en 24 meses, 730 días,  17.520 horas y muchos discos. En este tiempo de ausencia, de parada, renovación o rehabilitación, como queráis llamarlo han aparecido numerosos discos que están esperando que escuches si es que no lo has hecho hasta ahora:

El electropop chileno sigue estando en la cresta de la ola, ni uno ni dos discos, ni tres, ¡hasta cuatro grupos chilenos han editado álbums interesantes!. Empezamos por la Javiera Mena, un icono del electropop en toda regla, que publicó su disco Otra Era. Espada se ha convertido en todo un himno y no por lo que estáis pensando. Sí, eso de “Quiero que tu espada me atraviese solamente a mí”. Aunque también se encuentran temas como Esa fuerza, Sincronía, Pegaso o La Joya que lo convirtieron en su disco más bailable.

Dënver son unos viejos conocidos también. Tras su exitoso Música, Gramática, Gimnasia y Fuera de Campo llegó la explosión de la pista de baile con los dos primeros avances de Sangre Cita: Los Vampiros y Mai Lov. El disco ondula entre lo más bailable y temas intimistas en lo que es su mejor disco hasta la fecha. Sin movernos de Chile no podemos olvidar a Fakuta (Tormenta Solar) y Entrópica (Al Espacio), dos ejemplos más recientes de que la escena se encuentra viva… y que deberían venir a España para realizar un festival ellos solos.

A nivel nacional la escena alternativa sigue siendo prometedora, mucha autoedición y pequeñas discográficas presentan las propuestas más interesantes. La más reciente la de Salvador Tóxico que publicaba hace unas semanas Catálogo de Planetas, un disco más pop, luminoso que su debut y donde los tempos aumentan a favor de himnos mucho más directos como No, el single presentación, Dentro de tu pijama, La fiebre o Micromundos.

El electropop ochentero-noventero nos viene de la manos de Teenage, Juan Hernando bajo este alterego se entrega a la pista de baile. Su primer disco fue Justicia Sentimental y ya prepara el segundo para los próximos meses bajo el nombre de Dramas Constructivos. Capitán Sunrise publicaron su disco debut. Instrucciones para silbar bajo el agua es su disco perfecto, producido por el magistral Carlos René, donde el pop en todos sus estilos han inundado el panorama español.

Siguiendo con el electropop el joven Alex Casanova debutaba con Antagonasia, un disco que demuestra ese buen encuentro musical entre Bravo Fisher! y Delorean. Actitud, disciplina y unos conciertos donde lo da todo e hipnotiza con su uso de samplers y sintes. Siguiendo con el juego de los sintes, el EP Crocanti de Rusos Blancos se convierte en su propuesta más interesante hasta la fecha. Camas y Trincheras ha conseguido colocarse como un clásico reciente.

Jugando en la liga del sythnpop nos encontramos con los misteriosos Jessica. Son dos. Son madrileños pero se desconocen sus identidades. Crema es su primer EP y demuestra que ese misterio no afecta para nada a sus canciones que son casi como pequeñas banda sonoras de historias imaginarias. Pasamos al italodisco en el tercer disco de La Prohibida: 100k años de luz. No sólo por Baloncesto, que ha convertido en su gran hit, sino por todos los temas que cautivan y provocan a la primera escucha.

La frescura del pop nos llega desde Cádiz con dos proyectos hermanos: Detergente Líquido (Ponte en lo peor. Llámame el lunes) y Que bailen los demás (El disco de Que bailen los demás) compartiendo a Alberto Rodway, que se va a convertir en el letrista más activo de nuestro país, son dos caras de la misma moneda… y hasta comparten algunos temas que difieren dependiendo el grupo que las toque. Ya han conseguido atraer a muchos seguidores, pero amenazan con que sean muchos más.

Existen muchos más grupos que cantan en español interesantes pero resumir dos años en un texto es complicado. Sólo tenéis que buscar y encontrar a estos grupos en Spotify para disfrutarlos.