Nuestra Última Navidad

SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Nos levantamos con pocas ganas aquel 22 de diciembre, las navidades ya estaban aquí. En realidad llevaban ya un mes instaladas. Un año tenía que pasar, nada más despertar empezamos a discutir a lo grande, nos tiramos todo lo que encontramos en casa.

Por supuesto el pino de navidad que poníamos cada año, para agradar a nuestros padres en sus visitas sorpresas en estas fechas, fue lo primero que sobrevoló nuestras cabezas (A Christmas Duel de The Hives y Cyndi Lauper). Lo hizo a cámara lenta y acabó saliendo disparado por la ventana que, casualmente, estaba abierta. Un choque con un coche, suena una alarma, esto se nos está yendo de las manos, pero lo estamos disfrutando (Zombie Christmas de Emmy the Great y Tim Wheeler)

Una vez calmados en nuestra pelea, nos quedamos con ganas de más. Afortunadamente el poner todos los años el jodido pino navideño hizo que mis suegros fueran generosos en sus regalos. Uno de ellos fue una escopeta para cada uno “Por si acaso hijos, ya sabéis como está el patio últimamente y nunca sabes cuándo te va a hacer falta una” me dijo (Salva mi Navidad de TCR). ¿Qué podíamos hacer? Hemos sido educados en la tradición religiosa durante años en un colegio de curas ¿Pensaba alguien que acabaríamos bien? (Villancico para mi cuñado Fernando de Love of Lesbian). 

Las calles están iluminadas, la paz, el amor y los villancicos suenan por doquier (All I want for Christmas is you de Mariah Carey). Nuestras caras eran de pocos amigos y mucho más con las recortadas en la mano, dispuestas para entrar en acción. Así que simplemente nos fuimos a la avenida principal de nuestro barrio y empezamos a disparar, sin miramientos, toda la decoración ¿Sabes ese momento en el que ves todo a cámara lenta? Ese era uno de esos instantes (Don’t shoot me Santa de The Killers). 

Gente corriendo por todos lados y nosotros simplemente entregados a este baño de violencia necesaria para nuestra supervivencia. Sólo nos miramos una vez y sentimos que nos habíamos vuelto a enamorar, gracias a esta complicidad (It Doesn’t Often Snow At Christmas de Pet Shop Boys). Todo era posible en este instante, éramos fuertes, teníamos el poder del amor… con el plus de ser el poder del amor navideño. Sí, es antinavideño, ¡pero es el mismo poder! (Spin me a Christmas de Aqua

Tratamos de guardar la calma tras el destrozo de nuestro barrio, nos fuimos de una forma sigilosa, si es que había manera de hacerlo tras nuestra gran hazaña (Feliz Navidad de Boney M) Dirigimos nuestros pasos hacia el centro de la ciudad, que era para nosotros igual que el centro del infierno: Aún más decoración, más gente cantando por la calle, y… el espectáculo musical de aquel centro comercial que año tras año hacía que los comerciantes cercanos le odien con todas sus fuerzas (Merry Christmas (I don’t want to fight tonight) de The Ramones).

¿Sabéis que va a pasar? Sí, esos preciosos muñecos dejaron de serlo en cuánto cargamos nuestras recortadas. Adiós a aquel oso con cara de felicidad (Everything I wanted [Bright Light Bright Light Christmas Mashup] de Bright Light Bright Light), aunque se nota que no éramos muy hábiles en esto de matar a osos robots cantarines. La policía nos rodeó en poco tiempo y nos redujo, literalmente, a disparos. Una ironía, absoluta (Won’t be home to christmas de Blink 182

No podía tener otro final más feliz. Adiós a las navidades, mientras nos desangramos frente a aquel horrible lugar con muñecos ardiendo (Los Anillos de Alcyone de La Casa Azul). Unos cuántos traumas infantiles que generarán un profundo odio a la navidad. Hemos cumplido nuestra misión… ya vienen a por nosotros, los veo llegar. Al final nos vamos de este lugar (Happy New Year de ABBA)

*Relato ficticio, con la excusa de enlazar algunos villancicos clásicos navideños, otros no tan clásicos, así como algunos antinavideños en toda regla. ¿Feliz Navidad?

Confesionestiradoenlapistadebaile.com