Sabrina, las tetas de mi vida

SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

No habían llegado aún los 90 y recuerdo perfectamente que en la televisión, cuándo sólo había una con dos canales diferentes, estaba ella en la Nochevieja de 1987. Se llamaba Sabrina, y tenía dos grandes tetas, o al menos esa sensación me daba a mi edad.

Yo no había llegado a los diez años y la música estaba en ese lugar que sonaba a los 80, pero ya se notaba la influencia de los 90 que estaban por llegar. Sabrina estaba entregada al playback en el escenario, como si tuviera en algunos momentos algún pequeño ataque.

Sabrina-TVE

Ella con su cazadora de cuero, que le quedaba encajada, sus pantalones hiper cortos, y sus tetas dando botes. Comenzó a cantar ‘Hot Girl’, y ya con los primeros botes pasó algo que seguro que todos los presentes esperaban, que se le saliera una…

En ese momento todo iba a cámara lenta en las casas de los telespectadores: los más mayores del lugar ponían el grito en el cielo, los padres trataban de hablar y evitar que los niños lo vieran o se dieran cuenta de que estaba pasando en ese momento en sus teles, los adolescentes empezaban a fantasear en su cabeza, a la par que tener erecciones en menos de diez segundos, y los más pequeños creo que nos parecía gracioso. Un poco del estilo de “Uhh, mira, una teta”, y unas risas tontas.

En el lugar de la grabación la gente silbaba entre el público, y el estruendo al final de la actuación fue de los de personas entusiastas, y muy entregadas a la causa. Pero Sabrina estaba encantada, sin ella saberlo habría hecho una de las actuaciones más curiosas de todos los tiempos en televisión, y uno de los grandes momentos de la historia de TVE.

Sabrina cantó durante esta actuación dos temas ‘Hot Girl’ y ‘Boys’. Sobre todo esta última es un clásico de la época, y ni Lady Gaga con una canción del mismo nombre, aunque tres veces repetidas la palabra, logró quitarle su puesto. Sabrina, un icono de su época para todos los públicos.

Ese sería el día en el que empecé a bailar frente al espejo, a darlo todo haciendo playbacks, y el día en el que sospecho que me dejaron de gustar las mujeres de forma sexual ¿Irónico? Bastante. A partir de entonces empecé a adorar a hombres peludos y con barba.

Junto con Samantha Fox fueron dos de las dos sex symbols de la época, muchos años después se juntarían y harían un dueto versionando un clásico de Blondie, ‘Call me’. Las divas de antigua generación unen fuerzas, como si fueran los ejércitos de dos países luchando contra algún Imperio, en su caso el Imperio de un posible olvido por parte del público.

Sabrina, nunca dos tetas, que a día de hoy sigo pensando que son grandes, marcaron a más generaciones juntas.

Confesionestiradoenlapistadebaile.com