Josie entrevistado por El Hombre Confuso

Hay muy pocos nombres que hayan conseguido superar la barrera del mainstream y sigan vinculados a la moda como el primer día. Será la fama, será el dinero, será la tontería simplemente, ni idea, pero estamos cansados de ver como opiniones con personalidad acaban convertidas en meros discursos vacíos y promocionales, emitidos desde un photocall, desde una revista o desde un blog alojado en cualquier sitio y con fotos pixeladas -incluso en el mainstream hay categorías-.

Pero, ¿puede uno ser una persona pública y decir lo que le de la gana? Claro que se puede. Josie es el ejemplo viviente de que uno puede pasar la tarde en Sálvame tratando de refinar a Belén Esteban y pasear por las principales revistas del país con el mismo desparpajo y la misma lengua afilada. Desde hace unos meses comenta todo lo que pasa por su cabeza desde su web Josie’s Journal (www.josie.es) donde los emojis han adquirido casi tanto protagonismo como él mismo. Tal vez ahí está el secreto, en mantenerse alejado de las directrices editoriales y no tomarse “la moda” tan en serio, o tal vez no. Ahora se lo preguntamos.

josie-entrevista

Vuelves a Madrid muy moreno y cargadísimo de energías. ¿No te dan pena todos esos diseñadores que han tenido que pasar el verano encerrado en sus talleres para tener las colecciones listas?
¡Qué va! Cuando te dedicas a la moda o te acostumbras al frenesí o tienes que salir porque no aguantas… Es verdad que los diseñadores son figuras de alta presión dentro la industria, por esos subidones de presentación cada seis meses; luego están los casos extremos como el de Galliano en Dior que producía 10 o 12 colecciones al año (para que luego se queje el LVMH…). Pero los periodistas no nos quedamos atrás porque vamos detrás de todo esto que presentan y la cobertura es dura e intensa. En mi caso decirte que me aterra un poco lo de grabar vídeos 24 horas en MBFWM porque volveré a cubrir la pasarela en la plataforma del patrocinador oficial, que es Mercedes-Benz, y espero hacer muchas y grandes entrevistas a los protagonistas esos cinco días. Ya lo hice el pasado febrero y me encantó (http://www.josie.es/josie-tv/)

¿Qué esperas encontrar este septiembre en Cibeles? ¿En qué desfiles podremos verte? Y, sobre todo, ¿dónde no te veremos ni muerto?
En Cibeles espero encontrar agua, porque es una fuente y una plaza preciosa con Palacio de Linares, Banco de España y cambio de guardia en el Cuartel general del Ejército. Ahora la pasarela de Madrid es “MERCEDES-BENZ FASHION WEEK MADRID” y tiene el mismo patrocinador del resto de pasarelas TOP del circuito. Espero encontrar allí propuestas interesantes que llegan por primera vez, como Juan Vidal, las impecables siempre de Duyos y los Juanjos de Juanjo Oliva, una colección pintada a mano que va a sacar Agatha o la vuelta de Carlos Díez con la vidilla que da a esto y a todo lo que hace…

Me vas a ver en todos los que pueda porque voy a ser una especie de “Josie Seven Eleven”, aunque no creo que me veas en muchas fiestas entre medias porque tengo que guardar fuerzas y voz (soy enclenque porque el mundo me ha hecho así) aunque en la fiesta final de EGO, que es en el Teatro Barceló, me verás chi o chi…

¿Habrá un especial, un September Issue en Josie’s Journal?
Yo soy más de Christmas issue sesentero… Además en el último IN&OUT de josie.es, el September issue como concepto ha caído en el OUT porque considero que hay que reformular ese tocho de páginas en las que el 50% son publicidad. En la era del streaming, la temporada no puede explicarse como si nuestros ojos aún ignorasen el espíritu de las colecciones… ¡Otro September issue es posible!

En cuanto a Josie’s Journal tendremos los vídeos que haga en la Fashion Week y un Daily que cuente la jornada, pero nuestro gran golpe quiero que sea en febrero 2014 con el primer aniversario de www.josie.es! No te adelanto nada pero habrá sorpresas…

¿A quién ficharías para comentarlo todo? ¿Te ves acudiendo a los desfiles rodeado de tu corte de Josiettes?
Josie.es no admite más voces que la mía porque es un híbrido entre web de moda, noticias, inspiración y mi punto de vista ante todo… Eso no quiere decir que no pueda haber otras opiniones de gente interesante que pueda aportar o compartir su opinión/sabiduría en mi soporte. En ese sentido me encantaría entrevistar a figuras de la moda española que, en mi opinión, son aún unas desconocidas o su imagen está distorsionada por los medios, dejando a un lado la gran sabiduría que contienen y pueden darnos. Es el caso de figuras históricas vivas como Nati Abascal y muchas más que quiero entrevistar y lo haré, pero no te voy a decir más porque se me adelantan y me copian… No suelo contar planes y últimamente voy muy solo por la vida porque ya tengo bastante con mis sucedáneos e imitadores (risas). A veces cuando voy a dar un pésame, me repeino, me pongo unas Wayfarer negras y parezco uno de mis sucedáneos… Me da risa porque no sé si van a reconocerme o pensar que soy uno de ellos directamente…

Primera pregunta del millón: ¿Qué le pasa a la moda española? ¿Por qué hay tanta diferencia entre el negocio low cost y la moda de autor? ¿Qué debería ocurrir para que la situación cambiara?
Si te refieres a ZARA con lo de low cost, decirte que me replanteo a veces esa etiqueta para esta marca porque saca colecciones que no pueden molar más, además no es tan barato pero sí asequible… Low Cost es Primark, ¿Pero ZARA? Será Low Cost Deluxe… Inditex es ya un gigante global que nació aquí pero, si lo piensas, el problema está en querer comparar la moda de autor con el “low cost” español, que es de lo más potente a nivel interplanetario. Esa situación de desfase no va a cambiar, el low cost seguirá su curso y ojalá siga cosechando tantos éxitos, igual que la moda nupcial española.

En cuanto a los diseñadores españoles, sería ideal que refundasen su organización, aprovechando que hay movimientos en la cúpula de ACME y que replanteen todo, el nombre incluso o los miembros nuevos que podrían acceder porque hay muchos diseñadores que despuntan y no están dentro. O tantos zapateros increíbles que hay aquí y que hacen productos excelentes con visibilidad fuera, aunque no desfilen en MBFWM… Hay mucho que hacer y que trabajar pero también creo que hay mucho que se podría aprovechar y no se valora, como las grandes figuras de la moda española desaparecidas. España tiene un especial problema para no reconocer lo maravilloso que tiene delante y olvidar muy pronto, quizás porque esto ha sido un pozo de arte y las figuras van a seguir brotando sin impulso ni protección… En la moda hay mil ejemplos pero el que más me duele es el de la artesanía que se hace aquí, tan anónima y tan bella. Está en peligro de extinción y sin protección suficiente. ¡A veces me gustaría aprender técnicas artesanas para enseñarlas en un futuro! Me aterra que esto se pierda… ¿Te imaginas que ahora mis sucedáneos leen esto y se meten a artesanos? Uy, que artesanía tan modennna íbamos a tener… (risas)

Segunda pregunta del millón: ¿Qué les pasa a las revistas españolas? ¿Terminará en algún momento la sensación de llegar tarde a todas las cosas?
Es muy difícil hacer revistas bien y todo el que las haya hecho alguna vez estará de acuerdo en esto, porque es un trabajo que te pide todo y te devuelve muy poco. Además las revistas y el mundo editorial atraviesan su peor momento desde que yo consumo estos productos. He comprado números de septiembre de ediciones españolas de cabeceras históricas americanas y son verdadero encaje de bolillos del bajo coste… Los soportes están cambiando y a mí mismo me cuesta volcar información en papel cuando internet es tan mágico, tan hipervinculante, tan fácil de corregir, tan rápido.

Yo creo que en nuestro siglo solo merece ser impreso lo que tenga alta calidad. Por eso no concibo un september issue como te decía antes. ¡Prefiero que me des cuatro páginas que pongan mi vida patas arriba a 900 que me dejen igual! Una buena revista no es que tenga que llevar tu ojo de viaje, porque eso hoy lo puede hacer Instagram; una buena revista hoy tiene que conseguir removerte totalmente y querer que en tu vida cambien muchas cosas, porque al acabarla estás inspirado.

En España hay una muy buena generación de informadores de moda, periodistas de los que he aprendido mucho y que admiro, si les dejan hacer cosas importantes estoy convencido que las harán bien… Sólo ellos son capaces de hacer revistas interesantes en esta nueva era.

Tercera pregunta del millón: ¿Cuándo explotará la burbuja de famosas reconvertidas a blogueras?
Como decía Calle 13, esto va a explotar como fiesta patronal, va a explotar como palestino… (risas). Va por fases el ladrillo blogger y sigue creciendo, ya que no solo las celebrities se convierten a blogueras, sino que las periodistas de moda de toda la vida que son otra generación quieren reciclarse a esto. Me he quedado muy muerto con documentos tan impensables en 2006, como el final del número de una revista femenina Made in Spain de septiembre, con toda la redacción reconvertida a bloguera, fotografiada riendo a carcajadas como bloggers de quince años, con poses parecidas y vestidas con estilismos asequibles cuyos créditos aparecen en la página… Es como una redacción de periodistas de moda que no quisieran ser solamente eso, que quisieran transmitir valores blogger de precocidad y juventud y tener más gracia que idea. Creo que ese no es el camino, creo que el camino es la diferenciación: las blogger cumplen una función y desempeñan un papel, los periodistas otro.

En torno a este tema, me preocupa la futura generación de bloggers, niñas de todo el mundo que aspiran a dedicarse a la moda porque creen que esto es jauja o que los bolsos te los regalan en cascada… No sé que imagen estamos dando de esta profesión que, claro que es muy divertida, porque si la moda te gusta mucho, te hace feliz dedicarte a ella, pero es muy sacrificada (aunque no sea picar en una mina) y exige mucho de ti, además es muy vocacional. Lo digo para que no haya decepciones luego porque aunque no lo parezca aquí se trabaja y mucho.

¿Volverás a la televisión? ¿Qué tendrían que ofrecerte para que dijeras que sí?
Nunca llamé a la puerta de la televisión. Ella vino a mí sin casting ni nada de eso y ante la oportunidad que se me brindaba, no quise decir que no. Lo hice lo mejor posible, estuve varios años en antena y sigo dándome duchas televisivas de vez en cuando. He colaborado con un late night, he aparecido en el programa de tarde más marciano de la historia, he tenido mi propio programa de moda, “El Armario de Josie”, y me ha venido todo genial; pero si soy animal televisivo, como muchos me califican, he de decirles que antes que eso soy hombre orquesta de la moda y gracias a ella y a mi capacidad para diversificar, he conseguido sobrevivir.

Me han llamado para mil líos más y me he debatido internamente entre si era mejor saltar desde un trampolín delante de España ganando un pastizal o cenar tranquilo en nochebuena con los míos pudiendo mirarles a la cara. Creo que hoy tengo mucho más que perder, algo que en 2008 no me pasaba.

También te digo que me gusta hacer televisión, el equipo, los planteamientos, creo que no se me da del todo mal… Me gustaría hacer un programa de moda que tengo por ahí y ojalá salga y podáis verlo, pero si me proponen una colaboración interesante la cogeré aunque el año pasado tuve que ver cómo vestían en televisión a periodistas con mi look 2008 y los ponían a hablar de “moda” pagándoles una miseria porque yo me negaba a ir. Imitarme es barato pero sale fatal, porque se olvidan de que yo no soy un personaje, soy así las 24 horas les guste o no. Nunca he tenido guión, nadie ha escrito una línea para mí.

Preguntar a alguien por su diseñador favorito, además de poner en un aprieto, empieza a ser una ordinariez. Así que, ¿cuál es tu modelo femenina favorita de todos los tiempos? ¿y masculino?
Uy, es mucho más ordinario preguntarme por modelos… ¡menudo debate en mi cabeza! Eso debería ir casi por categorías, como unos premios, en plan: mejor modelo en movimiento, mejor pelo, mejores diastemas, medidas, trayectoria, reciclaje… Me encantan muchas y no quiero dar un solo nombre. Pero por decir uno y echarnos unas risas, diría Josie Borain, por tocaya, porque me encanta y por TOP (risas). Y de masculinos, quizás Jens Peter. Y ahora todos mis sucedáneos estarán googleando este nombre y fabricando posts homenaje… Bueno, lo mío es descubrir y/o recordar (risas).

Y por último, ¿has pensado con qué diseñador quieres que te entierren? ¿Quién vestirá por última vez a Josie?
Para todos aquellos que no pensamos en ceremonias matrimoniales o cosas así, supongo que el funeral debería ser de tumbar la casa, aunque ya no vayas a estar para verlo. En pompas fúnebres hay que contrarrestar hoy en día y tomarlo como una producción high&low, como la vida misma: yo gastaría casi todo en coro, orquesta y flores; aunque tuviera que sacrificar el estilismo. Además, en mi familia es tradición vestir en esta ocasión con el económico hábito franciscano (súper AHORA con esto del nuevo Papa, aunque yo estéticamente comulgue más con Ratzinger…) y me lo da mucho el hipismo medieval con punto Zurbarán para aparecer en el más allá. Quiero morir octogenario por lo menos… Así que, a medida que se acerca ya iré viendo si paso una eternidad vestido de marrón chocolate franciscano (no creo que sea el color, la verdad…) o escojo una capa de Seseña a lo Picasso, que me lo da mucho, o mejor algo mínimal en plan sudario de algodón egipcio FRETTE… No sé aún pero nada de marcas o diseñadores, creo que paso de un estilismo muy marcado y prefiero sólo calidades para esta ocasión. De lo que estoy seguro es de querer una fiesta para los asistentes porque haber estado aquí siempre es motivo para celebrarlo, no?