La Parcelita

SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Como sabeis, en Antonia no somos muy dados a hablar de dietas ni perdemos la cabeza por asesinar los kilos de más ya en pleno verano. Practicar un régimen de vida saludable no está reñido con comer en condiciones si sabemos comer, precisamente así, en condiciones. Que digo yo, que ya me parece sofocante hasta la extenuación no encontrar publicación en Madrid que no hable de cuerpos 10, dietas milagrosas, bikinis de moda o las vacaciones del faranduleo. Pero bueno, justo antes de que la prensa de este país me condenase al ostracismo me encontré con Alnafit, una propuesta gastronómica que predica el “come sano, come bien” con el sello GreenChef. Y claro, un menú completo por sólo 500 calorías es un buen reclamo para alguien como yo, que como poco pero bien.

antoniamagazine-laparcelita-3

La presentación fue en el restaurante La Parcelita, en Fernandez de la Hoz 33, que fue para mi todo un descubirmiento de la nueva cocina en Madrid. GreenChef ofreció la degustación de dos de sus menús, el Menú Mediterraneo y el Menu del Mar. El primero constaba de un primero de salmorejo con nube de aguacate y crudites, quizás excesivamente cremoso; albóndigas de pavo y avena con jugo tostado de verduras, de sabor delicado y fino y finalmente de postre la Gominola de albaricoque con crujiente de sarraceno. El menú del mar, más acorde a mi paladar, contaba con una ensalada de bacalao con aliño de quinoa de primero que estaba sencillamente ESPECTACULAR. El segundo fue una original hamburguesa de pescado azul con patatas fritas (¿Quién dijo que uno no puede comer patatas fritas con un menú hipocalórico?) y de postre un delicioso crujiente de piña cuyo recuerdo en el paladar grita un dulzor justo y equilibrado.

Para llegar al corazón de un hombre dicen que hay que empezar por su estómago, pero para mí eso es quedarse bien corto, hay que aspirar a más cuando uno sale a comer. La Parcelita ofrece un servicio rápido y atento, en un local limpio, cómodo y funcional. La carta ofrece desde tostas variadas hasta croquetas de lomo asado envueltas en crujiente de pan (mas que recomendable) como entrantes. Entre los principales, confit de pato con pure de boniato o salmon en papillote. Y los postres, que no superan los cinco euros en carta, son todos caseros, lo cual es de agradecer.

Puntos a favor: Menú diario a buen precio, bien situado en el centro de Madrid, buen trato con el cliente y buena selección en carta tanto para comer como para cenar.

Puntos en contra: El maldito aparcamiento, si bebes no conduzcas y si no lo haces habrás de mirar por dejar el coche en un parking o venir en transporte público, Chamberí no está hecho para venir en coche.

En resumidas cuentas, volveré.

Por: Zapp Amezcua

antoniamagazine-laparcelita-Plato 6

antoniamagazine-laparcelita-logo