Portada nº 43: Tetas

SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Tenemos tan asumido que enseñar una teta es una grosería, que somos capaces de mostrar antes un ojo morado que un pecho de mujer.

Y digo pecho de mujer porque no hay ni el más mínimo problema en mostrar a un musculitos enseñando pectorales… ¿Acaso no son pechos también? ¿No tienen pezones? ¿No deberían suponer una provocación sexual? ¿Por qué hombres sí y mujeres no? ¿Qué es lo que os resulta tan ofensivo de un pecho desnudo de mujer? ¿No sería más ofensivo hacer “un calvo” frente al Congreso de los Diputados? Pero si las FEMEN utilizan el recurso de enseñarlas para protestar: no hay mejor forma de captar toda vuestra atención que enseñando los pechos.

La obsesión por los pechos femeninos (y quizá ahora un poco más los masculinos) está arraigada profundamente en nuestra cultura. Es innegable que cumplen más de una función, la atracción sexual es solo una de ellas. Pero ¿por qué resultan molestos fuera de contexto? Tanta revolución sexual para qué ¿para que podamos ver YourPorn o RedTube pero no podamos enseñar a una madre amamantando en Facebook?

Estamos tan domesticados por la mojigatería, que hasta en Antonia hemos tenido que hacer dos portadas: la polite y la original. La censurada servirá para linkar los contenidos en las redes sociales, pero en la web mantendremos la idea primitiva. A ver por qué cojones no vamos a poder enseñar un par de tetas (bien bonitas, por cierto). Es nuestra casa, y en nuestra casa hacemos lo que nos da la gana.

Zuckerberg que se quede con su doble moral: esto es Antonia.

antoniamagcover43-nocensura

Fotógrafo: Ana Túnez
Dirección: Mabi Barbas

antoniamagcover43