Histeria de un reseteo (1ª parte): renovarse o morir…

SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Una buena mañana en los albores del otoño te despiertas aturdida no sabes muy bien donde a causa de tu último frenesí vital. Es más, hasta las 11 de la mañana pensabas que era  martes y es en realidad jueves. Ruidos extraños vienen de fuera. Es la escandalosa chavalada de la escuela que colinda con mi casa catalana. Vuelta al cole en definitiva.

1

Pero hoy lo que ha venido a joderme realmente el día ha sido pre-wake up. Me he despertado embadurnada por una pesadilla. Y me viene a la cabeza la siguiente frase-imagen que un día encontré resecheando: “FE DE ERRATA: De veras te hamé, así con hache porque fue un error”. Se convierte en el “trendtopic” del día en mi muro nada más y nada menos que con 20 LIKES, lo que me hace corroborar que TODOS hemos tenido en alguna ocasión, por no decir varias o muchas, esa sensación de traspié. Con el primer te voy tirando del hilo y haciendo recuento mental de mis AMORES que no AMANTES (que para eso necesitaría un GinTonic detrás de otro): MISMO PERRO, DISTINTO COLLAR…o mejor aún… MISMO COLLAR, DISTINTOS PERROS. Qué afición a tropezar, caer, rodar, levantarse…. Creo que es la única manera en la que me puedo aproximar a entender el concepto de la superación en el deporte. ¡VOLVER A ENAMORARSE,  ¡ESO SÍ QUE ES UN DEPORTE DE RIESGO! Al rato cuando ya se me ha pasado el disgusto de mi naturaleza onírica, me vengo arriba y cuelgo otra imagen mucho más inspiradora (o eso creía yo):  “DO WHAT YOU LOVE “. Resultado 2  tristes LIKES, lo cual me lleva a confirmar lo que ya llevo años sospechando: A LA GENTE LE GUSTA “DE-SUFRIR.

2

Qué coño tendrá el amor para que no nos rindamos, para que apenas pasados unos meses vayamos ooootra vez directos  a afrontar una nueva batalla, como polillas a la luz. ¿Qué masoquista impulso nos lleva una y otra vez a intentarlo reiteradamente?

La adicción a las endorfinas podría ser la causa física, pero como con toda droga hay que hacérselo mirar en el momento que da más penas que alegrías, y la resaca de AMOR es de las peores. Y es que a veces a las mujeres se nos sube el semen a la cabeza (¡no literalmente, guarris!). Me explico: es pura química la inconsciente asociación del aquí-te-pillo-aquí-te-empotro con ver en el recientísimo amante al padre de tus hijos.  Pero tranquis que a las 48 horas se pasan los efectos. (Por eso tengo yo la teoría de que  la “píldora del día después” puedes tomártela hasta las 72 horas afterpolvo,  porque como sólo fuera realmente EL DÍA DESPUÉS…. más de una se quedaba con el bombo, fijo).

3

La causa psicológica podría responder al  envenenamiento sistemático  al que somos sometidos por parte de canciones, pelis, series,…y a la presión social general, que sostienen alegremente que sin una pareja estable serás un solterón/a, un vividor/fresca, que morirás solo/a, y en definitiva te convertirás en un paria social blanco de miradas y crueles comentarios en bodas, bautizos y comuniones.  Como modernos y evolucionados que somos hemos conseguido llevar la plano de la normalidad tatuajes, piercings, tupés,… llevar sandalias con calcetines  en invierno y botas en verano, pero aun no hemos conseguido vencer el absurdo poso del obligado arrejuntamiento a cualquier precio. ¿A cualquier precio? Sí, a cualquier precio… Que hartita estoy de ver como se amanceban unas y otros para estar todo el día quejándose de que no se aguantan. Que ya nos putean mucho en todos  los demás frentes de nuestras vidas, para que encima tú te amarres a otro ser con tal de ir con la cabeza bien alta y el brazo bien agarrado a las fiestas de guardar. Vamos a ver señoras  y señores (que en esto no hay distinción de sexos)… que esto del AMOR es para que todo sea MÁS GUAY, para que cada día tenga una guinda, para que la vida sea más fácil, mejor, más bonita, más diver!…Y por eso ENGANCHA y no nos cansamos de buscar, y da mucho MIEDO sí, pero cuando lo consigues MOLA MUCHO.

4

Y vaya por delante que soy una romántica empedernida y soñadora como pocas, PURITITA PASIÓN. De ahí el constante ensayo-error, ensayo-error y el  consabido ciclo herida-costra-cicatriz -herida-costra-cicatriz  al que someto a mi cuerpo serrano. Y qué sí, que  sarna con gusto no piiiiica…. (no que va!), pero sin dejarse la piel o al menos no toda… ¡APASIONADOS SÍ,  pero GILIPOLLAS NO, OIGA!

5

Así que como empieza la temporada, RENOVARSE O MORIR. Y ENAMORARSE  es como cortarse el pelo… pero be careful, my friends!! Que el arrebato del tijeretazo es fácil (a tenor de mi “melenón-melenón” para unos más que para otros está claro). Lo complicado viene después. Los días que consigas dominarlo y te veas bien serán maravillosos, pero el día que no, llorarás desconsoladamente pensando si ha merecido la pena meterte en ese berenjenal. Y si la has cagado completamente con tu flamante new look porque en un alarde de valentía por no decir temeridad le dijiste a tu peluquero de confianza (*): HAZ-ME-LO-QUE-QUIE-RAS-CHA-TO… digo RUPERT (…en que estaría yo pensando…)  sólo te queda esperar. El tiempo lo cura todo. Yo, después de más de 10 años con el pelo entre largo, muy largo y excesivamente largo, cada Septiembre decido que me lo corto. Someto la cuestión a referéndum. El 70% de las encuestadAs que no, el 30% que sí, y el 100% de los encuestadOs que NOOOOR!! Total que cada Septiembre me rajo as you can see. (La presión social masculina resulta INSOPORTABLE). Me corto las puntas y/o el flequillo, pero nunca arriesgo del todo….y así me enamoro-enamoro-enamoro (¿OS HE HABLADO YA DE MI NATURALEZA VISCERAL, NO?) del mismo tipo de tipos, pero lo que resulta más revelador, con la misma actitud de mierda, el mismo largo…. Sí, ya es hora de hacer un poco de autocrítica

6

Cambiamos de hábitos: dejamos de salir de forma salvaje y bebernos hasta el agua de los floreros (más que nada porque tenemos el hígado para paté y no aguantamos ); cambiamos los afters por carajas diurnas de birra y nos aventuramos en actividades de new treintainer (**) como la bici, el longboard (ojo que los carga el diablo), o los más audaces la salsa o el teatro (que para esto si hay que tener güebs),  pero  nos falta un reseteo de coco para, al igual que buscamos nuevas fórmulas lúdicas o decides cambiar de profesión porque ya no te hace feliz lo que haces, deberíamos también tratar nuestras conquistas (el amor) con la coherencia de nuestros intereses parejiles, siempre desde la persona hecha y derecha y con dos de frente que demostramos  ser en los demás aspectos de nuestra  vida. Volver a preguntarnos quiénes somos a nivel emocional, y sobre todo qué queremos y actuar en consecuencia. Y no seguir con  la incongruencia del alcohólico anónimo que rueda de bar en bar o de la que sigue saltando de cama en cama cuando lo que quiere en realidad es un montón de hijos y una casita en el campo.

(Continuará…)

La 13 Catorce

*(No existen los peluqueros de confianza. Lección Nº 1 La Biblia según Santa13).

** New Treintaner: dícese del treintañero  que se va acercando más a los 40 que a los 30 que afirma que “ya no sólo quiere salir de fiesta”, que “quiere encontrar otras formas de ocio que no solo impliquen beber y/o drogarse”, y en definitiva que se aburre porque ya ha explotado hasta límites insospechados todo el ocio nocturno de su ciudad y alrededores.