Poligamia a mi salud

SHAREShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

El otoño va cayendo y con él las posibilidades de sentar la cabeza en la época de frío, así que no queda otra que abrazar la POLIGAMIA y a sus habitantes, y si es en una cama mejor que mejor.

Llevas varios meses pivotando entre  viejos exnovios, exnovios viejos, fugaces amantes de verano y jóvenes promesas que se quedaron en eso, en promesas. ¿Por qué crearte enemigos en cada hombre que de una u otra manera te volvió loca en algún momento, cuando puedes convertirlo en tu particular rosario de amantes?
Especialmente cuando NINGUNO y perdonadme chicos, amigos, amantes, amores, te llega a la altura del zapato. Esto es así: os adoro y desprecio a partes iguales. Debe ser por aquello de que el amor y el odio se alojan en el mismo lugar en el cerebro.  Mis palabras pueden parecer duras y puede que tras la publicación de las mismas no pueda pasearme por el barrio sin que un puñado de maromos me quiera correr con antorchas, peeeeeero… Va sin acritud, os lo aseguro. Por una parte, la simpleza masculina para con el mundo en general y con la pareja/no pareja en particular me parece encomiable. De veras que os envidio. Y por otra, creo que la mujer está en un punto tan evolucionado en el conjunto de la historia que cada vez pensamos menos en vosotros como en un rival en esta interminable batalla de sexos y más como en una especie inferior a la que cuidar y proteger (una cosa no quita la otra). El cansino Complejo de Peter Pan hace surgir en las mujeres un incomprensible Complejo de Wendy que, a veces resulta agotador cuando no soporífero. Qué fue de aquello de hacer equipo?? Ya no hay HOMBRES DE VERDAD. (Deja de buscar Alaska, porque si lo que tu encontraste fue a Mario, apaga y vámonos). Me imagino a SEÑORES de otra generación como mi padre o mi tío, poniendo excusas tipo: “es que me han hecho mucho daño y ya no quiero sufrir más”, o “es que estoy traumatizado”, o “es que me agobio porque voy a ser padre y ya no voy a poder salir más de juerga”, y en serio: ME DESCOJONO. UN PAR DE OSTIAS BIEN DADAS CON LA MANO ABIERTA, seguro que les daba la una a la otra generación. Amos, no me jodas…. Y así nosotras cada vez más fuertes a fuerza de tanta estupidez, y ellos… en fin, creo que ya no hay mucho más que decir.
Aún así y por encima de todo esto, lo cierto es que no podemos vivir sin sexo y vive Dios que yo lo he intentado, así que los hombres al final resultan un MAL NECESARIO. Son nuestro vicio particular y el sexo la metadona que sustituye al verdadero amor infinitamente más peligroso… y yo una yonki de manual. Y son también como el día siguiente a fumarte un paquete de tabaco y beberte mil copazos: querrás morir sí, y a Dios pondrás por testigo que jamás volverás a hacerlo también, pero sabes que lo harás y cuanto antes lo asumas, mejor.

13catorce-freebitch

Mientras escribo estas líneas me doy cuenta de que muy a mi pesar (o no) el termómetro de mis escritos lo determina lo que me putee el género masculino cada mes, últimamente cada semana, que de POLIGAMIA es en teoría de lo que he venido a hablar hoy (pero me voy dispersando que es una alegría). NADIE en particular me putea ahora (empieza a ser difícil que me afecte lo más mínimo nada al respecto desde que albergo por corazón un buen pedrusco) y a la vez, TODOS en general. ABURRIDA ESTOY de tanta chicha y ná de limoná. Pero mira, si todo esto sirve para tener una GRAN VIDA SEXUAL y para que las musas hayan decidido hacer parada y fonda más a menudo en mi humilde morada, bienvenidos sean los líos de pantalones. No sé si la Naturaleza tendrá un plan más a largo plazo para estas evoluciones/involuciones de los sexos, pero yo tengo claro cuál es su plan para conmigo: QUE ESCRIBA, QUE ESCRIBA Y QUE ESCRIBA.
A veces, en esos días en los que el fantasma de la falsa soledad llama a tu puerta y te sientes muy desgraciada por no tener a alguien con quien compartir una bandeja de sushi (para 2) en casa, me cuestiono si ese sentimiento sería tan feroz si el género conocido como comedia romántica no hubiera existido, si no todas las canciones hablaran de amor y sin las grandes historias de la literatura universal, porque lo cierto, es que últimamente el AMOR me parece un producto más como San Valentin o la Navidad. Si en lugar de idolatrarlo como concepto a alcanzar y sin el que jamás estarás completo (vaya puta mierda de filosofía por cierto), el valor por encima de todos fuera por ejemplo la AMISTAD, entonces los solteros de oro serían de los “POPULARES” de la sociedad y no de los “LOOSERS”.  Pues bien amigos, yo el año pasado estaba “felizmente” ennoviada por estas fechas y mi queridito de aquel entonces me dio las jodidas fiestas. (Era solo un avance de lo que me esperaba para la cuesta de Enero con/sin él). Así que me  alegro MUCHO de este año sólo tener que cuadrar agenda con mis amantes para una copa y lo que surja, y con mis AMIGOS, mi verdadero pilar.
Como podéis observar el tono agresivo con el que empecé este artículo se ha sido suavizado. No ha pasado nada en especial, tampoco en ese momento estaba pasando… pero es sábado, me acabo de levantar y haciendo balance de mi vida me doy cuenta de que soy bastante FELIZ y MUY MUY AFORTUNADA, así que ya estoy preparada para la llegada de las PUTAS NAVIDADES.

La 13Catorce