• Culture
  • Los finales, por Javier Ubieta

    antoniamagazine-leer-javierubieta-losfinales-entradaLEER

    Sabía desde hace tiempo que nuestra historia terminaría pronto, pero el principio del fin se precipitó mucho antes de lo que yo hubiera pensado. Eran las siete de la tarde del sábado, los días de abril estaban discurriendo tan cálidos, delicados y luminosos que invitaban a aprovecharlos hasta el ocaso. Yo permanecía estática, apoyada en la baranda del balcón, mirando fijamente al lago del horizonte. De fondo sonaba la trompeta de Miles Davis. El aire olía como a uvas. Fingí no escuchar su pregunta.

  • Culture
  • Soy Lo Peor – CAPÍTULO 10 y ÚLTIMO

    antoniamagazine-soylopeor-capitulo10-entradaSOY LO PEOR

    Como bien habréis imaginado, se acerca el momento que lleváis esperando desde un principio. Espero no haber decepcionado a nadie por no haber comenzado directamente con los detalles escabrosos. Prefería que me conociérais un poquito, que supiérais de mi propio puño y letra quién soy, todo lo que aconteció en mi vida las semanas previas al terrible hecho que le dio la vuelta a mi vida, como bien sabéis, y que me convirtió en el centro de atención de cada periódico, de cada programa de televisión y de cada telediario. Se han dicho de mí muchas mentiras, muchísimas, y por eso he escrito esta novela

  • Culture
  • Libros de amor, desamor y otras cosicas…

    antoniamagazine-libros-entradaLIBROS

    Soy una lectora compulsiva. Si un libro me engancha, soy capaz de quitarle horas de sueño a mi más que necesario descanso. Debería dosificar, lo sé, porque me paso la vida leyendo, ya sea el periódico, un libro, artículos ajenos, artículos propios… pero es que soy así. Creo que es de las pocas cosas de las que no me canso. Y eso que soy una inconstante y me canso enseguida de todo. A veces, si no encuentro lectura nueva que capte mi atención, releo libros viejos. Siempre encuentro nuevos detalles en los que no había reparado la primera vez.

  • Culture
  • Soy Lo Peor – CAPÍTULO 8

    antoniamagazine-soylopeor-cap8SOY LO PEOR

    La maraña plateada de relámpagos, bordada en el cielo nocturno y carente de estrellas, fue el faro de guía hacia la salida. No me molesté en mirar al rostro del asesino, así de un brazo a Elisa Tortorici, y tiré de ella. Un trueno hizo temblar el firmamento y que la luz se desvaneciera, dejando de nuevo a ciegas la oficina. Palpé la puerta hasta dar con el pomo, no muy lejos de nosotras, Erebus agitaba la vara de hierro, confiando en exceso en su suerte. La abrí y salimos al pasillo, desorientadas pero decididas a salvar nuestras vidas.